Mi Ayuno Buchinger – Previo

 

Hace unos días compartí en redes sociales que había tenido que adelantar el Detox 5 Días de Invierno/post Navidad un poco deprisa y corriendo porque me había surgido algo. Y os lo contaba en el siguiente vídeo:

 

 

Antes de empezar de lleno en el tema quiero contaros cómo llegué a él. Mi mentora Ana Moreno, con la que me formé en su Máster en Alimentación Vegetariana 70% Crudivegana, contó en su boletín que estaba haciendo un ayuno en la Clínica Buchinger de Marbella. Para ella es un sitio habitual en el que realiza ayunos periódicamente y yo ya lo había leído otras veces. Pero esta vez fue diferente, algo en mí se activó.

 

Unos días después, en Facebook me salió una publicidad de un retiro de ayuno, pero era en Cataluña y habitaciones compartidas (o eso me pareció) y no me convencía, muy lejos.

 

Ya que estaba yo con el gusanillo del ayuno busqué por internet algo que estuviera más cerca de Madrid. Y encontré este ayuno basado en el método Buchinger que han empezado a ofrecer, casualmente, en el Hotel Rural La Fuente del Gato, propiedad también de Ana Moreno y que, por cierto, llevaba años queriendo conocer.

 

Escribí un mail a Lola, la guía de ayuno Buchinger que lo organiza. Fui la primera. Elegí una de las 2 habitaciones individuales sin dudar. Dos horas depués de mi primer contacto con Lola Ana Moreno envió un correo anunciando este retiro/ayuno a sus miles de seguidores. Curioso, ¿verdad?

 

Yo necesitaba una habitación individual para descansar de verdad, para tener mi espacio de verdad. Y probablemente si no hubiera ocurrido así no habría podido elegirla. La magia de la vida.

 

“Cuando uno abre los ojos a nuevas posibilidades y enfoca su atención en algo que le viene bien para su alma, las oportunidades florecen solas. Y si estamos atentos y hacemos caso a nuestra intuición y no tanto a la mente, todo fluye.

 

Gala Rodríguez – Escuela de Vida Lenta

¿Qué motivos tengo para hacerlo?

 

El ritmo diario de la vida, las responsabilidades y los quehaceres a veces estresan y una necesita parar un poco. A las madres en concreto nos pasa muy frecuentemente que nos cargamos con mucho a las espaldas y nos cuesta delegar o saber parar a tiempo antes de desbordarnos de agotamiento. ¿Eres madre? ¿Te suena? Y bueno, vamos aprendiendo a base de errores. Muchas aprendemos que nuestro autocuidado es lo primero e intentamos aplicarlo. No siempre es fácil, es cierto. Pero decidí aplicármelo a lo grande.

 

Decidí que me vendría de maravilla irme unos días, sin despertares nocturnos, sin comidas que preparar, sin lavadoras que poner, sin conflictos infantiles continuos que desgastan mucho si tienes poco relevo en el día a día. Unos días de vacaciones personales y saludables.

 

Además, hace un año estaba aún regulando el funcionamiento de mi tiroides de forma natural, tras un episodio temporal de hipotiroidismo que yo misma detecté y mi reflexokinesióloga me confirmó. Te lo conté aquí. La buena noticia es que en unos meses se reguló y comenzó a funcionar de nuevo a pleno rendimiento. La mala, que en ese tiempo de descontrol tiroideo, cogí mucho peso, que aún hoy me acompaña y me cuesta que se vaya. Mi metabolismo es lento, perder los kilos es algo que le cuesta y un ayuno es ideal para forzar un poco el comienzo. El reset del que te hablo cuando te cuento sobre mi Detox 5 Días.

 

Pero, sobre todo, tuve esa intuición que me dijo: “camina en esa dirección”. Cada vez que hago caso a mi intuición la magia simplemente ocurre. Y allí fui.

 

¿Qué es el ayuno?

 

El ayuno es una herramienta que se ha usado siempre a lo largo de los años en muchas culturas y religiones. En la naturaleza la usan los animales y a nosotros cuando el cuerpo está enfermo nos pide dejar de comer sólidos, nos apetecen zumitos, caldos… Es una herramienta de sanación increíble.

 

El 40% de la energía que tenemos cada día la gastamos en la digestión. ¿Qué ocurre cuando dejamos de hacerlo? Que activamos el poder autocurativo del organismo. Nuestro cuerpo sabe sanarse si se lo permitimos. Sin embargo, en nuestra cultura actual cada vez que nos ponemos malos oímos “come algo para recuperarte”. El ayuno está indicadísimo para muchísimas enfermedades de civilización (las que más abundan hoy en día en nuestra cultura), como diabetes, psoriasis, hipertensión, hipercolesterolemia, asma…

 

En este Ayuno Buchinger tenemos 5 días  y medio de ayuno de líquidos y el último día y medio será de readaptación.

 

Durante estos 5 días haremos una dieta con una ingesta diaria de 250 kcal. Parece poco, ¿verdad? Pues resulta que al no gastar energía en la digestión estás mucho más enérgico, con mayor claridad mental, mayor capacidad de concentración, creatividad… En realidad estás mucho más conectado contigo mismo. Esto os lo contaré cuando lo viva en primera persona en unos días.

 

Para desayunar una infusión, comida un zumo vegetal de unos 250 ml y para cenar 250 ml de caldo. Todas las infusiones que queramos durante el día y mucha agua. 2 limones al día y 2 cucharaditas de miel. Esto es todo. Sencillo, ¿verdad?

 

Quiero aclarar que este ayuno es para gente sana, sin supervisión médica.

 

Desde una semana antes se deben eliminar carnes, pescados, alcohol, café y otros excitantes, mínimo azúcar… Y pesarse.

 

El día antes de venir ha sido un día de reposo digestivo a base de arroz integral o rojo. Para el desayuno con compota de manzana, para la comida con verduras al vapor y para la cena podías elegir cualquiera de las 2 opciones. La mía fue con verduras de nuevo porque me sobró de la comida.

 

Y el día del viaje (ayer sábado) y la llegada era sólo frutas (y agua e infusiones). Yo desayuné unos 2 mangos, comí 2 peras y media y la cena la hicimos aquí todas juntas. Mira qué bufé de frutas deliciosas: piña, frambuesas, moras, granada, mandarinas, naranjas, plátanos, mango, arándanos, physalis… La despedida de la comida sólida hasta el viernes a la cena.

 

 

¿Quieres saber qué antojos de comida tuve mientras comía sólo arroz o sólo fruta? Me apetecía mucho el boniato al horno con pimentón (receta aquí, últimamente le estoy añadiendo media cucharadita de curry en polvo y es delicioso) y humus con zanahorias. Y tenía ganas de un dátil la noche del arroz.

 

Una compañera esta primera noche ha soñado con pizza. Es divertido porque en el Detox 5 Días de esta semana también algunas de ellas soñaron con pan. Y es algo muy habitual, soñar con harinas y sus derivados. En este último Detox me lo he pasado genial (en realidad todos los grupos me gustan, pero éste es ahora el más reciente), me he reído un montón y las chicas estaban agradecidas y entusiasmadas con las ricas recetas, lo enérgicas que se sentían, lo deshinchadas que se apreciaban y a media semana alucinaban con haber consumido tanta verdura en tan poco tiempo jejeje.

 

En el siguiente post os cuento el primer día a base de líquidos. Me ha quedado más largo de lo que me gusta normalmente, pero estoy de vacaciones y me dejo llevar :).

 

Añado que la wifi a mi cuarto no llega y no tengo cobertura de teléfono, así que ando bastante desconectada durante el día, hasta ahora que bajé con el ordenador al saloncito.

 

Gracias por estar ahí, me habéis preguntado mucho por redes sociales y me encanta poder compartir esta experiencia.

Gala Rodríguez

 

 

One comment

  • ¡Que interesante, Gala! Últimamente estoy leyendo mucho sobre el ayuno, cada vez lo está practicando más gente. Desde luego lo tuyo fue una clara señal del universo, no hay duda.

    Estoy segura que más adelante viviré tu experiencia a base de líquidos. Ya estoy deseando ver el próximo post jeje

    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *