Prueba este batido verde… sencillo y espectacular

prueba este batido verde

 

Hoy vengo a compartirte uno de mis batidos verdes preferidos. Un manjar… un auténtico placer para los sentidos. Así es, es la mejor descripción que se puede hacer de este pequeño, sencillo pero GRAN batido. Estaba pensando en bautizarlo, pero no me encuentro especialmente creativa… así que lo dejamos en “Prueba este batido verde… sencillo y espectacular”.

 

El objetivo principal de los batidos verdes es incrementar el consumo de hojas verdes en crudo. Hay tantas combinaciones como quieras probar. Con un solo tipo de fruta, con varios, con otras hortalizas, con semillas y otros superalimentos, con otras bebidas vegetales como leches de frutos secos o rejuvelac… Si quieres saber algo más acerca de estas estupendas bebidas vegetales, te invito a leer un artículo que escribí hace unos meses: Batidos verdes: qué son y cómo se preparan. Y si aún necesitas más razones para introducirlos en tu rutina diaria, puedes leer: 9 motivos para tomar batidos verdes

 

Paso 1: elige uno (o varios) tipos de hoja verde

 

Unas de mis hojas verdes favoritas son las espinacas. Además son las más fáciles de encontrar ecológicas en numerosos supermercados o hipermercados, cuando no las encontramos frescas. También lo hago con canónigos, con acelgas… voy variando. Pero para mí, la mejor versión de este batido es con hojas de espinacas. En otro artículo te hago una lista de posibles hojas verdes que puedes utilizar para componer tus bebidas.

 

Paso 2: elige uno (o varios) tipos de fruta

 

En este caso la elección va a ser el mango. El mango es una fruta tropical que ya podemos encontrar aquí casi en cualquier momento del año. Además de su sabor dulce exquisito contiene enzimas digestivas y es una de las pocas frutas que puede combinarse con otros alimentos en la misma comida. Ya sabes, la fruta siempre mejor separada de las comidas. pues el mango es una excepcion (¡gracias!), prueba a añadirlo en ensalada… ¡una combinación increíble! ¡Qué más se le puede pedir a una fruta!

 

También te invito a que pruebes con una mezcla de mango y plátano… para desayunar es una bomba de energía (sana) y con un buen vaso (o incluso medio litro de batido) no te hace falta comer nada más. Es  ideal si lo que más te cuesta a la hora de cuidar tu alimentación es el desayuno y todas las tentaciones (pocas de ellas saludables) que existen en el mercado o en tu casa si tu familia las compra :).

 

Paso 3: elige uno (o varios) tipos de líquido

 

En este caso será agua filtrada del tiempo, o si lo pruebas en verano y necesitas un punto extra de frescor puedes elegir agua refrigerada o incluso añadir unos hielos antes de triturar. Si un día no tienes tiempo de comer siempre puedes hacerte este batido con leche vegetal, por ejemplo, y le das una consistencia extra. Si hace fresco también puedes añadir un té verde recién hecho, pero es importante que esperes a que baje al temperatura y esté templadito, para no cocinar las hojas verdes.

 

Paso 4: elige uno (o varios) complementos

Dentro de tantas opciones que podemos elegir, vamos a utilizar algo muy sencillo y fácil de conseguir: una cucharada de cacao puro en polvo (cacao 100% sin azúcar ni otros añadidos). En mi experiencia puedes encontrarlo en marcas de comercio justo en casi cualquier sitio un poco grande o si no también tienes la opción del cacao puro valor que venden en una lata. También puedes utilizar raw cacao (yo lo compro en Superalimentos Mundo Arcoiris), lo tienes en polvo y en nibs (como perlitas). Se juntará el amargor del cacao con el dulzor del mango (elígelo maduro) y quedará una mezcla muy agradable. Además, si eres de las que necesitan café para amanecer, le estás dando a tu organismo el toque estimulante del cacao, con todas sus propiedades y combinado con el resto de los ingredientes. ¡Fuera el café con leche del desayuno!

 

En resumen, aquí va la receta completa.

 

Ingredientes

 

  • 30 g de espinacas
  • 150 g de mango
  • 200 g de agua (o al gusto según textura deseada)
  • 1 cucharadadita o cucharada (al gusto) de cacao puro en polvo

Preparación

 

La preparación es de lo más sencilla. Sólo un paso: batirlo todo junto con una batidora lo más potente posible. Para los muy fans de las batidoras potentes (como yo… si tuviera que elegir sólo un utensilio de cocina que me parezca imprescindible sería una buena batidora, no cualquiera), está la Vitamix, de venta en Conasi. Para los suscriptores del blog tengo un código descuento especial… suscríbete al boletín aquí y además recibirás el ebook con mi “Top 10 recetas saludables”. Y como opción más económica pero que da muy buenos resultados con sus 1000W de potencia, tienes ésta de Solac, la han comprado algunas de las participantes del curso 21 días introduciendo batidos verdes y están muy contentas (es un enlace afiliado, si decides comprarla y lo haces a través de este enlace nos dan una pequeña comisión, ¡gracias!).

 

El mango le da un color brillante impresionante, mejor verlo en directo que en foto. Pruébalo y me cuentas tus impresiones en los comentarios.

 

Y si quieres experimentar en tus propio organismo lo bien que sienta y lo fácil que resulta añadir un batido verde a tu rutina diaria, puedes unirte a la nueva edición del curso 21 días introduciendo batidos verdes, un curso grupal 100% online, a través de correo electrónico, donde recibirás información, lista de la compra y recetas para estos 21 días que se tarda en incluir un nuevo hábito en tu rutina diaria.

 

Feliz jueves,

Gala

2 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *