10 alimentos que no debes ofrecer a tus hijos

9 alimentos que no debes ofrecer a tus hijos

 

Cuando tenemos un hijo siempre pensamos en darle lo mejor. Todas las madres (y padres) hacemos lo mejor que sabemos y podemos, pero a veces no tenemos las herramientas suficientes. Y es por eso que escribo este artículo, esperando que te sea útil. Para dar lo mejor a nuestros hijos te sugiero evitar ciertos alimentos, típicos en las meriendas habituales y a la vez carentes de nutrientes o incluso perjudiciales para su salud. El post de hoy: 10 alimentos que no debes ofrecer a tus hijos.

 

Lo que ocurre frecuentemente es que nos falta información de calidad, ideas, sugerencias para hacer las cosas diferentes a lo establecido. ¿Y por qué tenemos que hacerlo diferente? Porque los que somos ahora madres y padres, hemos vivido otros tiempos, con otras informaciones, con otras calidades de alimentos y resulta que lo que tenemos ahora, no es lo que había cuando nosotras éramos pequeños nosotros. Y lo que sí teníamos nosotros que no es tan saludable, no lo tomábamos tan frecuentemente como ahora.

 

Sin embargo, ahora tenemos al alcance muchos productos elaborados que nos resulta cómodo comprar y acudir a ellos, sobre todo con el ritmo de vida que llevamos ahora, trabajamos dentro y fuera de casa, los niños, las tareas… y este mismo ritmo nos complica las tareas de cocina y de preparación de alimentos saludables. Pero todo es cuestión de reacomodar las prioridades y sacar un ratito para cuidar nuestra salud y la de los nuestros.

 

Los niños son mucho más todoterreno que nosotros en cuanto a digestiones y asimilación de nutrientes, sin embargo, la decisión de ofrecerles alimentos saludables desde mi punto de vista corresponde más al ámbito de la educación: es importante educar su paladar y sus hábitos de vida para que pueda hacer sus propias elecciones cuando sean independientes.

 

En otro artículo te contaré opciones que sí puedes dar a tus hijos como merienda sabiendo que están alimentándose bien. Pero de momento, te voy contando lo que deberías dejar de dar a tus hijos de forma habitual. Claro está que las excepciones están permitidas siempre. Es preferible no hacerlo todo perfecto pero no sentir el yugo de la represión.

 

Aquí tienes 10 alimentos que no debes ofrecer a tus hijos:

 

  1. Zumos industriales azucarados: los zumos envasados han pasado un proceso de pasteurización, que no deja muchas vitaminas vivas. Si, además, compras las típicas marcas de zumos para niños con envases individuales y pajitas, verás que contienen muy poco porcentaje de zumo de fruta… y mucho de ingredientes no recomendables. Lo ideal es que hagas tú un zumo recién hecho y si no es recién hecho, algo habrá perdido, pero siempre será mejor que introducir algo nocivo con el sabor artificial que proporciona el azúcar y los efectos que produce en el organismo.
  2. Bollería industrial o de pastelería: sí, también la de pastelería. En realidad lo ideal es elaborarla tú, evitando azúcar refinado, harinas refinadas, trigo… puedes utilizar espelta o centeno y azúcar de caña integral para de vez en cuando, pero no es algo recomendable para ofrecer todos los días tampoco. Puedes utilizar otros endulzantes como sirope de agave o azúcar de coco. Pero recuerda que es algo de consumo puntual.
  3. Galletas industriales. Ni las galletas María de toda la vida que tanta buena fama tienen. Siguen conteniendo un montón de azúcar y harinas refinadas, mantequillas, aceites vegetales hidrogenados… al igual que la bollería industrial de la que hablábamos antes.
  4. Quesitos: producto que tiene poco de queso natural. Si quieres darles algo de queso, que sea de cabra o a lo sumo de oveja, y lo más puro posible (ecológico etc).
  5. Sandwiches y bocadillos. En el caso de los sandwiches del pan de molde es una de las peores versiones de los panes que podemos consumir. Podemos hacerlo nosotros mismos en casa al vapor, con harinas de calidad, integrales y evitando el trigo. En caso de los bocadillos… mejor usar panes que no sean de trigo y cuanto más naturales mejor… Pero no es necesario consumir pan para estar saludable.
  6. Embutido. Es de los peores alimentos que podemos ingerir. Se salvan solamente los embutidos ibéricos, como el jamón ibérico que incluso contiene omega 3. Pero ya te digo que el que ofrecen en las escuelas no lo es… Es preferible si es algo de lo que no puedes prescindir, que reduzcas su consumo y lo compres de calidad, así no notarás incremento en la lista de la compra.
  7. Cremas de cacao (tipo Nocilla/Nutella). Es mejor hacer tú una versión casera con cacao puro, pasta de avellanas y sirope de agave, por ejemplo. Sale buenísima y no afecta al nivel de azúcar en sangre ni tiene los efectos adversos del azúcar, sobre todo en los niños pequeños (seguro que has presenciado lo “espídicos” que se ponen tras consumir azúcar refinado).
  8. Chocolatinas. El mismo argumento que el de antes. Contienen productos lácteos de baja calidad, aceites vegetales hidrogenados, azúcar refinado en grandes cantidades…
  9. Refrescos azucarados (con y sin gas). Son puro azúcar. La mejor bebida es el agua.
  10. Yogures. Ni saborizados, ni azucarados, ni de beber, ni actimel… Sólo se salvan los de cabra u oveja naturales. Puedes endulzarlos si es necesario con alguno de los endulzantes que te comentaba antes, pero si tu hijo es pequeño, mejor no le acostumbres a sabores siempre endulzados, aunque tú creas que no hay quien se coma un yogur así de fuerte, ellos tienen el paladar virgen y mi peque se lo come tal cual y muy feliz.

 

En resumen: recurre a productos naturales, manufacturados a ser posible, y si necesitas algo rápido, compra en sitios de confianza, como tiendas ecológicas, pero siempre mirando la etiqueta, evitando a ser posible azúcares y harinas refinados. Tengo pendiente otro artículo acerca de productos que sí podemos comprar teniendo confianza de que son de las mejores opciones disponibles a las que acudir cuando vamos con prisa.

4 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *