Bizcocho Vegano de Plátano y Fresa

bizcocho vegano de platano y fresa blog

 

Éste es el bizcocho que preparamos ayer Mario y yo para recibir a papá (por el día del padre, aunque lo hacemos a veces cuando papá se despierta más tarde que nosotros) cuando se despertara. Nosotros madrugamos muuuucho, últimamente es raro que aguantemos más de las 7:30, así que nos pusimos manos a la obra. Hicimos este bizcocho vegano de plátano y fresa.

 

El domingo fue el cumple de Mario (3 añito ya) y lo celebramos el sábado con los amigos y el domingo con la familia. Yo siempre intento poner una zona de picoteos sanos, aún no me he decidido a ponerlos 100% sanos, eso sí… pero siempre me gusta poner el rincón saludable. Otro día te cuento los que no faltan nunca en mi rincon saludable.

 

Uno de los picoteos del rincón saludable que decidí poner en la fiesta infantil fueron fresas con chocolate fundido (chocolate bastante puro, por supuesto). Un plato dulce, fácil, sano a más no poder y sin gluten, ya que uno de nuestros invitados es celiaco. Así que compré una caja de fresas que, además, a Mario le encantan para desayunar, para comer, para merendar, para cenar y a todas horas. Pues resulta que al día siguiente, mi padre, que vive en Aranjuez y siempre intenta traer los típicos productos de allí (véase fresones y espárragos trigueros) y se presentó con 2 cajas de fresas más.

 

Y toda esta historia, para contarte que tenía un montón de fresas rozando ya su fecha límite, más 2 plátanos que estaban en la misma situación… así que decidí hacer un bizcocho vegano con ellas. Cuando veo plátanos muy maduros suelo pensar en magdalenas… y cuando son fresas, en mermelada. Pero en esta ocasión decidí probar a inventarme una receta mezclando ingredientes y viendo qué salía. Me sentía creativa :).

 

Es la primera vez que hago este bizcocho vegano de plátano y fresa, así que probablemente la receta sea mejorable, pero ha quedado tan rica (dicho por todos los componentes de la familia), que he decidido compatirla contigo.

 

Además de las frutas he utilizado harina de espelta, ya sabes que mejor evitamos la harina de trigo porque es un cereal manipulado y por lo tanto produce inflamación, ya que el cuerpo no lo reconoce como natural y reclama al sistema inmune que salga a defender.

 

Como leche, puedes utilizar cualquier leche vegetal que te apetezca, aunque mejor evitamos la de soja, ya que es una legumbre y no es tan digestiva como otras. Dentro de unos días te cuento cómo hacer una leche vegetal rápida en casa.

 

Como endulzante he utilizado azúcar de caña integral. Ojo, azúcar de caña integral no es lo mismo que azúcar moreno, que suele ser azúcar blanco pintado, se suele ver la diferencia en lo sueltos que están los granitos en el azúcar moreno y lo que se apelmazan en el azúcar de caña integral. Si se apelmazan, suele ser azúcar de caña integral.

 

En lugar de aceite de girasol o mantequilla, yo siempre uso aceite de oliva virgen extra, intento que cumpla todas estas características, aunque no siempre es fácil: virgen extra, primera presión en frío, sólo procedimientos mecánicos y ecológico. Y para que no dé mucho sabor, en el caso de la repostería uso un aceite suave, de variedad arbequina.

 

Ingredientes

 

  •  2 plátanos pequeños o uno mediano/grande. En mi caso 120 g.
  • 170 g de fresas
  • 100 g aceite de oliva
  • 100 g de leche vegetal
  • 200 g de harina de espelta
  • 150 g de azúcar de caña integral
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 pizca de sal

 

Preparación

 

  1. Tritura o pica las frutas del tamaño deseado. En mi caso, como el peque le hace un poco de ascos a los tropezones, las he triturado del todo.
  2. Mezcla con los ingredientes líquidos, leche y aceite.
  3. Añade la harina, el azúcar, el bicarbonato y la sal (la sal siempre realza sabores, también los dulces) e integra todo bien.
  4. Vierte la mezcla en un molde para horno.
  5. Hornea a 180 grados unos 30 minutos o hasta que pinches con un palito y salga seco.
  6. Deja enfriar, desmolda y ¡a degustar!

 

Si tienes Themomix o una batidora potente, puedes saltarte todos los pasos y echarlo todo junto, en modo rápido.

 

En mi experiencia, los bizcochos veganos es mejor hacerlos en moldes pequeños, o al menos, no llenarlos del todo para que les llegue bien el calor a todas las zonas, ya que sin huevo cuajan peor.

 

Espero que te animes a probar este bizcocho vegano ahora que es época de fresas y me cuentes en los comentarios qué tal te quedó. Nosotros por aquí ya tenemos desayuno para mañana, ¡ñam!

 

Un abrazo,

Gala

 

6 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *