Crema roja “Rayo McQueen”

crema rayo mcqueen

 

Hace tiempo hice una crema roja que compartí en redes sociales y que prometí subirla al blog pero se me complicó la cosa. La había bautizado como “Sangre de Halloween” o algo parecido, no lo recuerdo. Pues bien, ayer mi hijo me pidió para cenar puré “Rayo McQueen”. ¿Que de dónde sacó la idea? Ehhh, mmmm. La verdad… no lo sé. Es posible que yo le dijera que íbamos a cenar un puré rojo en algún momento del día (las neuronas se fueron con la placenta en el parto hace tres años y medio y no volvieron, las malditas…). Y eso junto con que en el parque estuvo jugando con un coche de Rayo McQueen que le regalaron los abuelos en la playa y que le encanta… Habrá dado como resultado el tema de la Crema roja “Rayo McQueen”. O quién sabe qué pasaba por su interesante cabecita. ¡Qué bien me lo estoy pasando en vacaciones con él!

 

Y después de la carcajada inicial que aún yo misma doy al leerlo y escribirlo… venga, ¡hagan sus apuestas! El ingrediente estrella es, por supuesto la… 1, 2, 3, responda otra vez:

 

la remolachaaaaaaaaa

 

Es una crema de lo más sencilla. Puedes hacer tu crema favorita y añadir algo de remolacha y la tiñes de rojo sólo con eso. Yo he hecho un sofrito con apio y puerro que me encanta (suelo variar entre apio, puerro y cebolla, pero son ingredientes que uso mucho en las cremas vegetales). Yo lo he hecho con sofrito, pero si prefieres que sea más ligera puedes omitir esta parte y pasar al paso 2: cocer. Lo ideal para los sofritos es no sobrepasar los 100ºC (y para todo, cuando cocinamos con fuego no deberíamos subir de ahí). Yo hago las cremas en Thermomix que puedo regular la temperatura y tiempo de cocción y luego triturar y de paso hago algo al vapor, como un poco de brócoli o unas patatas en dados. Soy fan fan fan de Thermomix, además, por las texturas que deja, pero si tienes una buena batidora puedes preparar la receta en olla y luego batir bien, cuanto más potente sea la batidora, mucho mejor, la textura es importante. La batidora estrella por excelencia es la Vitamix, que es la que probablemente tendría yo si no tuviera la Thermomix hace años. Puedes encontrarla en Conasi aquí. Pero si prefieres empezar por algo más económico para completar tu ajuar cocineril sanonutritivo impresdincible, algunas participantes del curso “21 días introduciendo Batidos Verdes” compraron esta batidora Solac (*) de 1000W y tienen muy buenos comentarios de ella, su precio suele situarse entre 70€ y 90€. Además tiene un fitlro para preparar zumos. Aunque lo ideal es hacer los zumos por presión y sin triturar con cuchillas, siempre es mejor empezar a tomarlos que preocuparse por hacerlo perfecto. Buscar la perfección es siempre una mala idea.

 

(*) Nota: enlace afiliado, si decides comprarla y lo haces a través de este enlace, recibiré una pequeña comisión. Gracias 😉

 

Vamos allá, te dejo con la receta de la Crema roja “Rayo Mcqueen” (cada vez que lo escribo me sale una carcajada).

 

Ingredientes

 

  • 100 g de puerro
  • 100 g de apio
  • 600 g de calabacín
  • 2 remolachas frescas
  • 1 cucharadita de sal
  • 320 g de agua
  • un chorrito de aceite para el sofrito

 

Preparación sin Thermomix

 

  1. Sofríe a baja temperatura el apio y el puerro en trocitos unos minutos hasta que estén blanditos.
  2. Añade el calabacín, la remolacha, la sal y el agua y cuece a baja temperatura.
  3. Tritura.

 

Preparación conThermomix

 

  1. Sofríe a baja temperatura el apio y el puerro en trocitos unos minutos hasta que estén blanditos. 6 min, 100ºC, velocidad 2.
  2. Añade el calabacín, la remolacha, la sal y el agua y cuece a baja temperatura. 20 min, 100ºC, velocidad 2.
  3. Tritura. 1 min velocidad 5, 3 minutos velocidad 8.

 

A veces es difícil encontrar remolachas frescas, así que puedes hacerlo con remolachas cocidas, de esas que vienen envasadas pero añadiéndolas al final para no sobrecocinarlas.

 

Como ves es una receta de lo más fácil. Te voy a confesar que cuando Mario la ha visto ha dicho directa y contundentemente “eso no me gusta, yo quiero un puré verde”. Simplemente lo he dejado en la mesa… y se ha tomado un buen plato finalmente… Ha sido todo un acierto el invento. Veredicto final infantil: “¡estaba bueníiiisima!”.

 

Recuerda agregar siempre un chorrito de creatividad a tus platos, sobre todo ahora que vienen de nuevo las rutinas y uno se aburre un poco con algunas de ellas :).

 

Un abrazo,

Gala

 

3 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *