Gachas de Avena o Porridge con Frutos Rojos y Nueces

gachas-de-avena-o-porridge-con-frutos-rojos-y-nueces

 

Ha llegado el otoño y las lluvias. Con todo esto, parece que empieza a apetecer algo calentito para desayunar. Hoy ofrecí hacer tortitas, pero el peque dijo que hoy no le apetecían. Así que ofrecí retomar los copos de avena con leche vegetal, que desde muy pequeño le han encantado, pero con el buen tiempo los hemos dejado un poco de lado. Y esto es lo que han desayunado los chicos hoy: Gachas de Avena o Porridge con Frutos Rojos y Nueces.

 

El peque no quería nueces. Sí quería frambuesas, pero por separado. Se ha tomado primero las gachas y después las frambuesas. Los niños tienen sus manías y para que vaya todo sobre ruedas con ellos, es mejor respetárselas. Son fases. El mío es de comer todo por separado. La ensalada en montoncitos diferentes, uno por cada ingrediente, por ejemplo.

 

La avena integral es un cereal muy digestivo, con alto valor proteico. Es anticancerígeno y regula los niveles de azúcar en sangre, además de ayudar a mantener estables el colesterol. Contiene hidratos de carbono de absorción lenta, que permiten tener una sensación de saciedad más prolongada y unos niveles de energía estables, sin picos de azúcar que nos pidan azúcar de absorción rápida para mantenernos en pie. Es el cereal que más utilizamos en casa. De hecho es el único, junto con el arroz integral, que tenemos en casa (además de algunos pseudocereales). Puedes ver lo que hay en mi despensa aquí.

 

Ahora es plena época de frutos rojos (aunque ya se van terminando) y ayer compramos frambuesas, moras y arándanos. Son frutas con poco contenido en azúcar y alto contenido en antioxidantes, sobre todo los arándanos. Ideales si quieres perder peso pero no quieres renunciar a tomar fruta.

 

Los frutos secos crudos, tomados con moderación, son otra de las claves de una alimentación saludable y completa. Contienen grasas beneficiosas para el organismo y además son ricos en proteína vegetal de calidad. Son un tentempié ideal para llevar en el bolso. Si un día te apetece tomarlos tostados, date el capricho, siempre es mejor que casi cualquier otra cosa envasada que encuentres por ahí. Pero recuerda que es mejor tomarlos crudos.

 

Este desayuno es facilísimo de preparar, no te asustes porque haya que cocinar un poquito porque es rápido. En este post te comparto 4 formas diferentes de elaborar las gachas de avena, tanto si tienes tiempo como si no lo tienes, podrás preparar tus gachas sin esfuerzo.

 

¡Allá va la receta!

 

Ingredientes 

 

  • 200 g de leche vegetal (yo he utilizado de avena). Puedes utilizar agua también.
  • 50 g de copos de avena integral
  • Frutos rojos al gusto
  • Nueces crudas peladas y cortadas o desmenuzadas, como prefieras.

 

Preparación

 

  1. Calienta la leche vegetal elegida en un cazo (mejor evita el microondas).
  2. Cuando esté casi hirviendo añade los copos de avena. Permite que se cocinen ligeramente durante unos minutos hasta que se forme una pasta. Puedes añadir más cantidad de leche si ves que te queda muy espeso, pero eso yo prefiero hacerlo al terminar, es una forma de enfriar la preparación una vez servida y así poder tomarla antes. Ya sabes que la paciencia no es el fuerte de los niños pequeños :).
  3. Agrega los frutos rojos. Es mejor si los pones de forma bonita, resulta más atractivo a los ojos y esta parte es importante cuidarla.
  4. Incorpora algunas nueces cortadas, picadas o desmenuzadas

 

¡Y listo! Un desayuno calentito, super nutritivo y completo.

 

Si te ha gustado la receta, compártela para que más personas puedan beneficiarse de ella. ¡Gracias!

 

 

5 comments

  • Pingback: Gachas de Avena o Porridge: 4 Formas de Preparación - Escuela de Vida Lenta

  • Toni

    Hola Gala.

    Muchas gracias por compartir tus conocimientos y experiencias a través de este magnífico sitio web.

    He empezado a tomar el porridge hace tres días. El primer día lo hice en el fuego con agua, copos de avena, uvas pasas, canela, melaza, una cáscara de limón y unas poquitas semillas de sésamo tostadas. Riquísimo y maravilloso.

    El tema es que compré leche de avena de Soria natural en el herbolario e hice lo mismo sustituyendo el agua por la leche de avena. Muy rico, pero al cabo de 10 minutos me empezó a molestar intensamente el estómago. Supuse que la leche de avena, o algo que lleva la leche, me sentó mal.

    Ayer por la tarde merendé sola la leche con un poco de hojaldre y también me pasó lo del estómago. Todas las tardes meriendo, desde hace tiempo, hojaldre con leche de soja tu perfecto.

    No sé, es raro que los copos me sientan bien y la leche no. Puede ser por la marca y calidad de la leche? Qué marca compras tú? He visto, y me sorprende, que tenga tantos ingredientes una humilde bebida de avena.

    Un besito y gracias por el blog.

    • Hola Toni! La verdad es que sí tiene muchos ingredientes la de Soria Natural… Imagino que si la avena te sienta bien habrá sido la leche, igual alguno de los aditivos… En Aldi tienes leches vegetales bien de precio, ecológicas y con mínimos ingredientes, por si tienes alguno cerca 🙂

      • Toni

        Gracias Gala!

        Ya lo solucioné. Me hice mi propia leche de avena casera con copos de avena, agua natural, vaina de vainilla, un pelín de sal del Himalaya y listo. Fácil, barata, perfecta y rica, rica jeje… 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *