Magdalenas de Avena y Panela

magdalenas-de-avena

 

Hoy hemos aprovechado la mañana lluviosa para hacer magdalenas al levantarnos. No teníamos nada preparado para el desayuno y llevaba unos días pensando en hacer magdalenas, pero no se daba el momento oportuno. Como os enseñé en el post ¿Qué hay en mi despensa?, el cereal que suelo tener a mano es la avena en copos para hacer gachas o porridge, tortitas o algo de repostería como han sido hoy las magdalenas. En redes sociales me habéis pedido la receta y aquí está: Magdalenas de Avena y Panela.

 

Entre los endulzantes más recomendables (nota mental: preparar un post sobre endulzantes saludables), dentro de que todos deberíamos tomarlos como algo ocasional, está la panela. Es uno de los menos procesados. La panela es otro de los ingredientes básicos que también suelo tener en casa para estos momentos (y si es de comercio justo, mejor), o para endulzar alguna bebida como el cúrcuma latte con el que he acompañado las magdalenas (bueno, la magdalena, que sólo he comido una 🙂 ). La receta del cúrcuma latte es de Odile Fernández y tenéis al receta aquí, que también me la habéis solicitado por redes sociales.

 

Las magdalenas caseras son ideales para el invierno. Para preparar en casa los días fríos o lluviosos y tomarse el desayuno con calma. Normalmente más para fin de semana, pero en este caso no hemos podido esperar, que la semana se nos estaba haciendo un poco larga. Un caprichito saludable para de vez en cuando y degustadas con un té verde lleno de antioxidantes son una delicia.

 

Preparar estas magdalenas de avena y panela es de lo más sencillo. Si tienes copos de avena tendrás que triturarlos un poco primero si quieres una textura fina de la masa. El resto es solamente mezclar y hornear. Lo incómodo de las magdalenas a diferencia del bizcocho, es que tienes que usar moldes pequeños y tardas bastante más que en rellenar un molde de bizcocho. Pero a cambio, tardan la mitad de tiempo en el horno y se enfrían antes, algo muy útil cuando las preparas por la mañana y las quieres desayunar y no comer :).

 

Recuerda que tampoco son un desayuno de todos los días sino más bien un caprichito para preparar de vez en cuando, pero ¿por qué privarnos de este tipo de placeres dulces si podemos hacer versiones más saludables y prepararlos en casa?

 

¡Allá va la receta!

 

Ingredientes (para unas 22 magdalenas)

 

  • 270 g de copos de avena (mejor si los trituras antes de mezclar con el resto de ingredientes)
  • 160 g de panela
  • 170 g de leche vegetal
  • 2 huevos
  • 170 g de aceite de oliva virgen extra (para repostería me gusta utilizar el arbequina porque es de sabor suave)
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • un trozo de piel de limón

 

Preparación

 

  1. Tritura los copos de avena con la batidora
  2. Agrega la panela y la piel del limón. Puedes triturarlos también para hacerlos más finos antes de agregar el resto de ingredientes, aunque no es estrictamente necesario si luego usas una buena batidora (si estás buscando una te recomiendo ésta por calidad-precio).
  3. Añade los huevos, la leche vegetal, el aceite, el bicarbonato.
  4. Bate bien con la batidora y termina de unir la masa a mano con una espátula.
  5. Llena las cápsulas de magdalenas 3/4 de su capacidad para dejar espacio para que crezcan.
  6. Espolvorea un poco de panela por encima de cada magdalena para que haga una pequeña costra por encima.
  7. Hornea durante 15 minutos.
  8. Deja enfriar antes de desenmoldar y ¡a degustar!

 

¡Y listo! No lleva mucho esfuerzo pero requiere algo de tiempo. Un desayuno o merienda de capricho para toda la familia. Además, es ideal para hacer con peques. Puedes hacer la mezcla a mano en lugar de utilizar batidora y ejercitar músculos, los tuyos o los del peque :).

 

Si te ha gustado la receta, compártela para que más personas puedan beneficiarse de ella. ¡Gracias!

4 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *