¿Qué es Escuela de Vida Lenta?

¡Qué ganas tenía ya de volver a sentarme a escribir en mi propia casa! Porque no he estado callada del todo… he hecho algunas colaboraciones que puedes ver aquí. Pero no hay nada como sentarte en tu hogar junto a la chimenea a escribir. Y un blog propio es un hogar confortable, ¿no crees? Así que por fin… ¡estreno casa y te invito a un rico café batido verde! 

 

Si me conoces desde antes, sabrás que escribía de forma bastante habitual en Sencillamente Natural (SN). Empecé ese proyecto hace algún tiempo, con idea de que pudiera abarcar muchos de los temas que a mí me gustan. Pero ha ido evolucionando, yo he ido evolucionando, estudiando, aprendiendo y viviendo y ya no me siento muy identificada con lo que empezó siendo SN. Así que parece que llegó momento de renovar. De salir del capullo y echar a volar.

 

Un día, en octubre 2014, verbalizando en grupo lo que yo quería compartir con el mundo, vino a mí el nombre Escuela de Vida Lenta y me gustó tanto que me vi obligada a comprar el dominio. El blog se ha hecho esperar, pero ya llevamos varios cursos a nuestras espaldas y estoy feliz de tener este trabajo tan bonito, y muy agradecida a las personas que llegan a mí y confían en lo que hago, porque me aportan mucho y creamos una red entretejida preciosa.

 

logo300

 

Y ¿qué es una Escuela de Vida Lenta? Algo diferente a todo lo fast que tanto se lleva ahora y de lo que es difícil prescindir a veces, porque estamos tan inmersos en este estilo de vida en el que necesitamos vivir deprisa y ahorrar tiempo y dinero para poder abarcarlo todo, que ahorramos en calidad de vida a diario… Y la propuesta de la Escuela de Vida Lenta es hacernos la vida más sencilla, pero sin perder por ello la salud. Nutrirnos en lugar de comer para saciar el hambre o las necesidades emocionales ocultas, cuidarnos por dentro pero también por fuera, porque ¿cuál es el órgano más grande que tenemos en el cuerpo? La piel. ¿Lo sabías? Y todo lo que aplicas en ella en pocos segundos está corriendo por el torrente sanguíneo.

 

¿Qué más aspectos afectan a nuestra calidad de vida? El estrés, el victimismo, no saber pedir ayuda y querer abarcarlo todo. La prisa. En mi experiencia, una de las cualidades más importantes para la vida es la paciencia. Todo llega cuando tiene que llegar, y no por mucho madrugar amanece más temprano, dice el refranero español. La dificultad para aceptar las situaciones para poder cambiarlas. Estar haciendo algo con tus hijos y tener la cabeza en otras cosas. No prestar atención plena a cualquier pequeña cosa que hagamos.

 

¡La salud abarca tantos aspectos! ¿Has empezado a quererte un poquito más cada día? ¿Sabes que tu bienestar depende de ti? ¿Y que todo empieza por uno mismo?

 

Así que… se trata de disfrutar de la vida, de cada pasito de este camino tan bonito lleno de oportunidades de aprendizaje. Con sus momentos buenos y sus momentos no tan buenos, pero que seguramente no son tan malos como la película que se monta nuestra mente para hacer los problemas grandes e inabarcables.

 

Otra de las palabras más importantes para la vida es aceptación. El presente no se repite. La vida es como es AHORA y no como a nuestra mente le gustaría que fuera. ¡Aprovéchala! Deja de buscar el momento perfecto para empezar a vivir de verdad.

 

La felicidad y la alegría no son un fin en sí mismo, es una actitud ante la vida. 

 

La vida no es lo que te pasa, sino lo que haces con lo que te pasa.

 

La vida es AHORA. Y, ¿qué decisiones tomas AHORA?

 

Me encanta tenerte por aquí. Puedes suscribirte al boletín aquí y estaremos en contacto más cercano. ¿Caminamos de la mano?

 

Te mando un abrazo calentito para el frío de hoy.

Gala

4 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *